domingo, 29 de diciembre de 2013

El museo del Prado nos propone acercarnos a la Navidad a través de sus obras

Hay muchas formas de celebrar la Navidad, una podría ser una visita al Museo del Prado. Desde hace años, el Prado tiene una audioguia con la que recorrer una veintena de cuadros navideños. 

domingo, 15 de diciembre de 2013

Cine: Los limoneros

Título original: Etz Limon (Les citronniers) (Lemon Tree)
Director: Eran Riklis
País: Israel
Año: 2008
Duración: 106 min. 
Género: Drama; Conflicto árabe-israeli 

Drama con el cisma palestino-israelí como telón de fondo. Salma, una viuda palestina, decide librar una batalla contra el ministro de Defensa de Israel, cuya casa linda con su campo de limoneros, en la frontera entre Israel y los Territorios Ocupados. La policía no tarda en decretar que los árboles de Salma representan una auténtica amenaza para el ministro de Defensa y su familia, y ordena que se talen. Pero Salma decide luchar para salvar sus árboles y su vida. 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Stefan Zweig (Fragmentos)



"Aquí están, resignados y callados. No instan, no llaman, no piden. En su estante están, y esperan, silenciosos. Una somnolencia parece envolverlos y, sin embargo, de cada uno de ellos mira un nombre como un ojo abierto. Al acariciarlos con la vista, con las manos, no nos llaman suplicando, no se dan importancia. No piden. Están esperando que nos entreguemos a ellos; solamente entonces se ofrecen [...] Con el gusto epicúreo anticipado de la dulce prueba, nos acercamos a la biblioteca: cien ojos, cien nombres, clavan la vista como las esclavas de un serrallo en su dueño, esperando con devoción la llamada y felices de ser elegidos, de ser gozados. Y de hallar luego, como cuando el dedo pasa tanteando sobre las teclas del piano, el sonido exacto de la melodía interior: flexible se sujeta a la mano este ser blanco, taciturno, este violín silencioso del que emanan todas las voces de Dios. [...]
Y al acercar a la lámpara este libro finalmente escogido, se abrasa como por un fuego interno. La magia ha obrado; fantasmagorías suben desde las suaves nubes del sueño. Calles y avenidas se abren de par en par, y extrañas lejanías recogen tu sentimiento que se va extinguiendo. Un reloj  hace oír su tic-tac,  no se sabe dónde. Pero no alcanza hasta este tiempo ya escapado a sí mismo. Aquí las horas se miden con otro compás. Tenemos aquí los libros que transcurrieron muchos siglos antes de que sus palabras nacieran en nuestros labios: tenemos aquí, libros jóvenes, nacidos solamente ayer, engendrados solamente ayer por la perturbación y el capricho de un niño imberbe: pero hablan una lengua mágica; tanto el uno como el otro elevan, meciendo y ondeando, nuestro aliento. Y emocionando, consuelan simultáneamente; seduciendo, apaciguan los sentidos abiertos. Y paulatinamente nos sumergimos, nosotros mismos, en ellos siendo absorbidos por el reposo y la contemplación, por el sereno vuelo de sus melodías, por un mundo más allá de nuestro mundo.
¡Qué horas más puras pasamos alejados del tumulto terrenal! ¡Libros, compañeros fieles, silenciosos: como agradecer  su perpetua compañía, el eterno aliento e infinito estímulo de su presencia! En los lúgubres días de la soledad del alma; en hospitales  y campamentos de guerra, en prisiones y lechos de dolor; en otras partes, siempre despiertos, han procurado sueños al hombre y un poco de consuelo y serenidad en la inquietud y el martirio. Siempre, clementes imanes de Dios, han conseguido elevar el alma, cuando se hallaba sepultada en la banalidad, hasta su propio elemento; siempre, en nuestra noche, nos han abierto en lejanía el cielo abierto.

Pequeñísimos trozos de lo infinito, están instalados silenciosamente en el interior de nuestro hogar. Pero cuando los libera la mano, cuando vibra su corazón, entonces rompen invisiblemente sus cárceles triviales, y su palabra nos eleva, como en un vehículo fogoso, desde la nada a la eternidad."
Stefan Zweig, "Agradecimiento a los libros"
 La  pasión creadora. México. CNCA Cien del mundo. 1994.
Traducción de Alfredo Cahn